viernes, 13 de noviembre de 2009

Ya no...


Vuelvo a mirar a la vida.
Atrás queda lo increíble, lo precioso. Lo imposible.
Caer de un guindo. Sin perdones. Sin rencores.
Se va curando la herida
en la lejanía.
Aprender que las promesas no reclaman merecidos.
Que lo pasado no vuelve. Que aceptar es el camino.
Que tu cuerpo y tus ojazos no vibrarán a mi ritmo;
no brillarán encendidos.
Ya no, mi niña. Ya no eres mía.
Ya no soy tuyo.
Sólo nos queda el recuerdo…
Inocencia rescatada, dibujando tu reflejo.
Esa boca besable, esa pícara lengua. Tu humedad en mi miembro.
Porque querer es queriendo, con el reloj congelado.
Imán de caricias. Abrazo infinito. Fusión de dos cuerpos…
Porque si follamos el amor, ¿luego qué hacemos?

Pero no. Ya no es amor. No puede serlo.
Ya no es real, aunque lo siga siendo. Y ahora serán otros labios los que merezcan mis besos.
Nunca fuiste pesadilla.
Ahora tampoco eres sueño.

5 comentarios:

Sara dijo...

¿Cómo hablando de algo tan triste puedes escribir algo tan bonito? Me ha gustado mucho. Muchísimo.



Pd. Creo que malinterpretaste mi texto... en realidad no hablaba de esa clase de amor. Hablaba de una persona importante para mí que falleció recientemente... y yo nunca se lo dije. Pero me ha gustado tu observación. Estoy bastante de acuerdo contigo. Hay amores que solo parecen serlo ;)

dijo...

Pues no sé, Sara. La verdad es que si hace un par de años me dicen que iba a escribir algo así, no me lo hubiera creído. Y hace unos meses tampoco habría podido... Pero lo triste siempre puede ser bonito. A la tristeza, simplemente, hay que saber domarla. Creo que, para eso, lo mejor es el sentido del humor (sin lugar a dudas). Pero a veces hay situaciones tan duras, tan trascendentes, tan personales, que el sentido del humor no procede. Entonces, la única solución (aparte de ir olvidando, que eso sólo se consigue con el tiempo y con ayuda) es intentar que esa tristeza no se quede anclada en la melancolía y se transmute más bien en nostalgia, un sentimiento que –al menos como yo lo veo– tiene connotaciones mucho más positivas.

PD: Gracias por tu comentario. ¿Sabes lo más curioso de todo? Me estoy dando cuenta ahora de que, casi con toda seguridad, es la primera poesía de estilo un poco más libre que he hecho en mi vida, “pasando” olímpicamente de la métrica y sin fijarme tanto en la rima. ;)

-F osca dijo...

lo he comprendido perfectamente :_(

Amanda dijo...

Chapeau!
Me quito el sombrero ante este poema. Increible y precioso. Si señor.

Gotadeagua dijo...

Me ha encantado, precioso..no tengo más palabras, no por nada, si no porque no salen.
un abrazo