sábado, 4 de junio de 2011

Intríngulis :D

Me llegas hasta el intríngulis de mis desvelos,
donde las ramas se aletargan al compás de los druidas inocentes
que pueblan la noche.
No exento de tus sueños está el andar de los andares,
que, cuando el río suena, lleva agua de otros mares,
perdidos de colores remanentes.
Como la blanca flor de los estanques.
Y estancado está tu recuerdo, mientras cada noche que pasa,
silba una daga, afilada y silenciosa,
como nunca que eres mía,
como siempre que eres reina.
Desde el atril de la espesura,
dibujo las intensas llamaradas de la pasión
que ciega tu pecho. Tu carne. Tu lecho.
Y cuando mañana alboreen relámpagos de grandeza,
despiértame por la avenida,
y pinta una retaguardia que no albergue derrotas,
sino delirios de amantes.
Sedientos. Picantes…

Inspirado a partir de este locurón... después de aplicarlo al mío propio, por supuesto :D

3 comentarios:

Explorador dijo...

Vaya, pues me alegro de que te haya servido de ánimo para escribir una entrada, y que haya salido tan libre, con druidas, rios de otros mares, dagas silbando, llamas, relámapagos de mañana y amantes enloquecidos. Está muy bien imaginarse las imágenes que presentas, como en un montaje teatral que pareciera no tener sentido pero pueda encontrarse, y sea fascinante hacerlo.

Un saludo y enhorabuena :)

Vane dijo...

Que alguien te llegue hasta el "intríngulis" es una sensación estupenda, que aunque a veces nos lleve a desvelos y malos momentos... el sólo hecho de sentir vale la pena.
Besines

dijo...

Me han gustado vuestras dos interpretaciones, una típicamente masculina (el sentido que se encuentra) y otra femenina (el sentido que se siente). Y al final todo se mezcla, sentido y sentimiento, e incluso es posible que ese delirio de palabras espontáneas tenga de verdad un sentido muy sentido. :)
Un abrazo