miércoles, 23 de diciembre de 2009

El niño que no sabía reír


I no era un niño como los demás. Al menos, eso pensaba él. Y no le gustaba mucho esa idea, pero se aguantaba. Es lo que le habían enseñado en su casa y, a falta de una solución mejor, funcionaba: “Jo, papá, no me has traído un regalo como me prometiste”. “Chico, ¡pues te aguantas!”. “Mami, ¿no me sacas a jugar al parque tampoco hoy? ¿Puedo irme yo?”. “Hijo, te lo he dicho mil veces. ¡Ese parque es muy peligroso! Y yo tengo que limpiar esta casa, porque si no, nadie lo hará. Si podemos ir otro día, bien; y si no, te aguantas”.

Así pues, I se aguantaba. Se aguantaba las ganas de seguir insistiendo, porque era inútil. Y cuando podía, se aguantaba también las lágrimas, aunque no era tan fácil. Muchas veces, el desconsuelo le vencía, y lloraba a escondidas. Pero a fin de cuentas, se aguantaba. Subía las escaleras, se metía en su burbuja y se ponía a dibujar sueños. Sacaba sus lápices de colores. Extendía sus folios. Y pintaba sonrisas. Retratos de su padre, de su madre, de sus compañeros del colegio, de él mismo. Pero siempre extraordinariamente alegres. Siempre haciendo algo que él no había hecho nunca: reír.

7 comentarios:

Amanda dijo...

Un microrelato de mucho cuidao :)
Tierno y triste. Me ha gustado

dijo...

Pues es imperfecto, porque está incompleto. Le falta el final. Así que si te ha gustado, me alegro. :)

mariona. dijo...

Faltaría ver los dibujos... a saber.....no? Yo creo que hay que dejar que los niños sean niños.....

feliz navidad, escritor!

dijo...

Ese niño necesita ayuda, Mariona. Aunque eso no es incompatible con lo que dices tú, que te doy bastante la razón.

Gracias por lo de “escritor”, aunque ahora mismo no me lo crea (o precisamente por eso). ¡Y felices fiestas pa’ ti también!

Amanda dijo...

¿Y cual es el final?

Asturiela dijo...

asi son las cosas que nos pasan estando vivos. sabes? creo que I es la muestra inmediata de lo que somos los humanos. siempre pretendiendo y hablando sobre algo que no conocemos, ni conoceremos aunque seamos los actores principales de esta vida. me ha gustado tu post, muy real y humano. y lo mejor para estos 365 nuevos comienzos :)

dijo...

Amanda: Está concursando. ;)

Asturiela: ¡Bienvenida! ¿Eres de la "patria querida"? (no sé por qué, me da a mí que no...)